Conservación de la costa gaditana gracias a la ley de costas

La ya más que de sobra conocida Ley de Costas española que ha sufrido algún cambio que otro en los últimos tiempos, como por ejemplo su nombre: Ley de Protección y Uso Sostenible del Litoral y Modificación de Ley de Costas. Esta ley que se hizo efectiva ya en el año 1988 tras las verdaderas atrocidades que sufrió todo el litoral español, lo cual hizo que desaparecieran especies, se destruyeran espacios medioambientalmente muy valiosos, etc.

Antiguamente se permitían o no había ley alguna que impidiese acción alguna o evento en las playas, y por lo que se llevó a la promulgación de esta ley de Costas. Esta ley regula y establece ciertos requisitos y controles sobre nuestras playas para que de esta manera se puedan preservar sus espacios naturales, fauna, flora, playas vírgenes restringiendo los tramos urbanos y edificaciones ilegales a menos de 200 metros de la costa. Y sobre lo ya edificado no se permite ampliación alguna ni tanto de altura ni de superficie.

Uno de los principales objetivos es la diferenciación de los tramos considerados como urbanos, y las playas naturales.  Ayudando de esta manera a preservar las playas vírgenes, las marismas, las dunas, etc. Ayudando así a que se conserve toda la flora y fauna de la zona.

Sin duda, la costa gaditana ha sufrido una de las mayores aplicaciones de esta ley de costas, blindando toda la zona costera. Este blindaje tiene tres objetivos, para comenzar la conservación de todos sus elementos naturales, mantener y reforzar los espacios costeros y asegurar los lugares donde pueda haber retroceso de la costa por la subida del nivel del mar.

Este blindaje ha seleccionado 24 tramos diferentes de toda la costa gaditana, entre las que se encuentran Barbate, Conil de la Frontera, Chipiona, Los Barrios, Vejer, Algeciras, Puerto Real entre otras.