Enebros marítimos y camaleones, amenazados, por las obras de Cádiz

Con toda la polémica que se ha desatado por la conservación de las playas de Cádiz, y en especial las gaditanas, no nos hemos detenido en dos especies, totalmente afectadas, hasta el cambio de rehabilitación y conservación de estas playas.

Los camaleones, tienden a habitar muchas zonas, donde consiguen su sustento, pero de igual manera, visitan las playas gaditanas para su reproducción, y alimentación y con tantos problemas de reclamos sobre las construcciones que se tienen planeadas en este litoral, los camaleones, se han empezado a desaparecer, sin que tengamos la seguridad que han migrado a zonas seguras, o han empezado a morir por la negligencia humana.

Ya que se han empezado a deforestar las zonas, para la construcción o para la instalación de invernaderos artificiales, que perjudican en gran medida a las colonias de camaleones que hacían de este lugar uno de sus hábitats preferidos.

Infortunadamente la misma suerte han corrido los enebros marítimos ya que con el crecimiento de la franja turística, han sido arrancados de raíz, sin miramiento alguno un total de 75 por ciento de todos los que se encontraban agrupados en este litoral, aún se conservan algunos ejemplares aislados y fragmentados, pero en realidad el núcleo mayor de estos ejemplares fueron cortados arrancados asesinados, ya que sin miramiento los retiraron para urbanizar estas zonas.

Es inconcebible el daño que le estamos ocasionando a la flora y fauna de la región, no se podrán recuperar camaleones, que han desaparecido o muerto, y mucho menos podremos recuperar enebros, puesto que al empezar la urbanización de los terrenos, pues tampoco tendrán lugar, para crecer,, ni para poblar nuevamente de estos magníficos ejemplares, que además, se daban en perfecto equilibrio precisamente en esta zona de la gaditana, un error del hombre, terminar con la naturaleza, sin pudor y sin respeto, estas especies, también son seres vivos, y no debemos más que respetar la vida, siendo de la especie que seamos.

Hagamos conciencia, quedan muy pocos enebros, marítimos, en esta zona, hay que protegerlos y conservarlos, o provocaremos la extinción de la especie. Por muy dramático que esto suene es una amarga realidad, perder lo que la naturaleza nos regala.